HIDE
GRID_STYLE
HIDE_BLOG

Pages

Alirio Barrera, la carta llanera en la candidatura presidencial de 2022


El Centro Democrático ya definió el mecanismo y la fecha para escoger su candidato único a la Presidencia en 2022. 

En 10 foros, que se llevarán a cabo durante los próximos dos meses, los precandidatos tendrán la oportunidad de presentar sus propuestas y se realizarán una serie de encuestas, solo entre los militantes del partido, para definir, con fecha límite del 22 de noviembre, a su ficha única en la lucha por mantener el poder. Entre los nombres que por ahora aparecen en la baraja están los del exministro Óscar Iván Zuluaga, la senadora María Fernanda Cabal, el representante a la Cámara Edward Rodríguez, el abogado Rafael Nieto Loaiza y uno que es sorpresivo, el del exgobernador del Casanare Alirio Barrera.

Se trata de un campesino que sin haber terminado su bachillerato fue elegido como gobernador de Casanare y logró dejar al departamento saneado de deudas.

Josué Alirio Barrera nació en una vereda alejada del municipio de Aguazul. Fue criado en una familia humilde, "temerosa de Dios".

Creció en un hogar en el que había 11 hijos, los cuales, debido a la situación económica, no se les pudo dar formación académica, pero si aprendieron del trabajo del campo, a ser responsables y a enfrentar los retos.

Siendo todavía un niño, Barrera empezó a trabajar como vendedor de chance. Vendió periódico, chorizos, tinto; fue cotero, cargó lavaza, fue ayudante de mecánica y encargado de fincas. Trabajó como ayudante de construcción.

Por cuenta de la guerra, él y su familia fueron víctimas  del desplazamiento forzado. En su adolescencia y con tan solo tercero de primaria, Alirio empezó a trabajar como administrador de una finca.

Aprendió el arte de domar caballos, de la agricultura y la práctica ganadera, en lo que empezó a desempeñarse, logrando ser ganadero y se convirtió en el mejor amansador de caballos de la región.

Con el negocio de los caballos no solo comenzó a obtener recursos sino reconocimiento. Pero también lo hizo visible ante el expresidente Álvaro Uribe, con quien fincó una amistad a partir de compartir el gusto por los equinos.

Por eso fue el mismo Uribe que al ver su liderazgo e historia de vida, lo invitó a hacer  parte de su partido.

Fue así como en el 2015 fue elegido como gobernador del Casanare. Además de sus ejecutorias se destaca el hecho de que al término de su mandato ese departamento quedó sin deudas.

Él asegura que para administrar aplicó el criterio de manejar la gobernación como si se tratara de su finca. No contratar más empleados de los necesarios, no gastar más de lo que ingresara, pagar las deudas y terminar las obras que estaban iniciadas.

Y ahora se convierte en una carta clave del Centro Democrático para el 2022. Está en la baraja de cinco candidatos que tiene el uribismo.

Pero no solo por ser el candidato del sombrero, sino por su elemental raciocinio de campesino, por su hablado llanero, por su concepto de manejar la administración con todo el cuidado, como si se tratara de una finca, por que ya hay reflectores sobre él.

No hay comentarios

Tu opinión es importante, compártela con nosotros, guardando respeto por los demás y cuidando tu lenguaje