La salud de los niños indígenas también es responsabilidad del Gobierno Nacional: Gobernador del Vichada


Luis Carlos Álvarez, Gobernador del Vichada, denunció en las últimas horas que ni el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ni el Gobierno Nacional le han prestado atención a la situación por la que atraviesan los niños de la comunidad indígena Sikuani.

Según el mandatario departamental, en el Centro de Recuperación Nutricional ubicado en Cumaribo, en lo corrido del presente año se han atendido 200 niños de los cuales 35 presentan problemas de desnutrición severa que han puesto en riesgo su vida, pero gracias a la inmediata intervención de los especialistas del centro infantil su condición se ha estabilizado, evitando así una tragedia de grandes proporciones.

La salud en el Vichada está en crisis

Para nadie es un secreto que a nivel nacional la salud está casi que en estado de coma, pero el gobernador Álvarez realiza gestiones para la consecución de recursos que permitan a mediano plazo superar la emergencia que en este sentido atraviesa el departamento.

Pese a esto, en el Centro de Recuperación Nutricional se prestan los servicios a los menores entre cero y cinco años gracias a que a través de recursos propios se garantizan los especialistas para la atención integral de la población infantil.

Lo cultural incide en la problemática

Según el mandatario, una de las grandes barreras para luchar contra la desnutrición infantil en medio de las comunidades indígenas es, que su cultura no permite la intervención del hombre blanco en los temas de salud y nutrición, algo que se ha querido cambiar gracias al trabajo social que se hace con los gobernadores indígenas de la zona y que permitirá llevar más beneficios por parte de la gobernación.

Por último el Gobernador del Vichada hizo un urgente llamado al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para que se apersone de la situación y trabaje de la mano con la secretaría de salud del Vichada.

Se explora la posibilidad de realizar un censo de la población infantil para mantener monitoreo al estado de salud de los pequeños.