Villavicenses se cansaron de las mentiras del P.O.T.

Foto: Facebook 

Un gran traspiés ha tenido en las últimas semanas de su mandato el alcalde Juan Guillermo Zuluaga, parece que la comunidad villavicense ya no "come cuento" con el tema del P.OT., ¿será que el alcalde saldrá por la puerta trasera?
Sin duda uno de los temas más discutidos, cuestionados y criticados por diferentes sectores de la comunidad de la capital del Meta es el del famoso Plan de Ordenamiento Territorial o P.O.T. que además de tener muchos misterios que aún no se acaban de develar, está lleno de intrigas y mucha fantasía. 

Hace apenas unas horas, en el sector del barrio San Benito - populoso sector de Villavicencio- sus habitantes realizaron una marcha para protestar por el anuncio del gobierno municipal de trasladar las casas de servicios sexuales o como diría mi abuela "la casa de las niñas alegres", pues luego de varias reuniones entre vecinos del sector, el alcalde Zuluaga y el concejal ponente del P.O.T. Alexander Baquero, el enojo de las personas se hizo evidente, tanto así que el mismo cura párroco convocó plantones y protestas en contra de la medida.

Pues la manifestación funcionó, ayer en horas de la tarde Zuluaga Cardona anunció que las ahora denominadas "casas de servicios sexuales" no serán ubicadas en San Benito. La pregunta que ronda en el ambiente es: ¿A donde irán a parar estas casas? ¿Será que la comunidad donde se reubicarán las "casas de servicios sexuales" actuarán de la misma manera?

Lo que si es cierto, es que la despedida de mandato de Juan Guillermo Zuluaga y los salientes concejales será la de una comunidad no muy satisfecha con la implementación de un P.O.T. que no cumple con los requisitos legales y que no favorece los intereses de la ciudadanía, sino los de algunos pocos.

Otra perla

Según el cálculo de proyección poblacional hecho para justificar la expansión urbana del municipio, para el año 2017 (es decir en 11 años) Villavicencio tendrá algo más de 1´087.993 habitantes, una cifra que nos pone a pensar en un aumento inusitado de casi el 90% con respecto a la cifra actual de habitantes de la capital metense que se está al rededor de los 600 mil habitantes.

Con esta cifra nos estaríamos acercando al indice poblacional de ciudades como Armenia en el Quindío, mostrando de acuerdo con expertos en el tema, un desface de más de 300 mil habitantes en el estudio hecho para soportar algunos puntos del P.O.T. en el tema de expansión urbana.

Algo innegable es que la gente se cansó de las malas prácticas, muestra de ello las votaciones de las elecciones de octubre en las que el candidato del alcalde perdió por una diferencia de casi 60 mil votos.