Las Unamas, aliado estratégico en la conservación del patrimonio faunístico del Meta


Por: Carlos Parra – Médico Veterinario, grupo Bióticos Cormacarena.

La reserva natural de la sociedad civil Las Unamas ubicada en la vereda la novilla del Municipio de San Martin de los Llanos, cumple una labor estratégica en la conservación del patrimonio faunístico del departamento del Meta, toda vez que como  área protegida privada establecida a voluntad de los propietarios, se han dedicado a la conservación de muestras de ecosistemas naturales típicos de la Orinoquia. 

En esta reserva, además de la conservación, se pueden observar sistemas de producción sostenible: ecoturismo, educación ambiental y habitación permanente, entre otras actividades tales como: apicultura, botánica, sistemas ganaderos d razas criollas como el San Martinero que facilita la producción ganadera ante la presencia de grandes felinos entre ellos Pumas y Jaguares de los que son evidentes las huellas y rastros detectados así como la fotografías y videos obtenidos en prácticas de foto trampeo. 

Un verdadero placer encontrar un remanso de paz y convivencia con la naturaleza,  donde observamos en vida silvestres: zainos, venados, coatís, dantas, anacondas gigantes y eso que tan solo habíamos adelantado una pequeña excursión de tan solo media hora que nos llevaría a determinar el sitio adecuado para liberar allí ejemplares de (Leopardus wiedii) que fueron sujetos del tráfico ilegal, recuperados y habilitados para volver a la vida silvestre, de donde nunca debieron haber salido. 

En Cormacarena encontramos en las Unamas un verdadero aliado en las tareas de defensa del patrimonio natural, pues sabemos que allí se han adelantado diversos estudios de investigación científica en biodiversidad mediante la vinculación de: autoridades ambientales, universidades, ONG e investigadores privados, quienes han encontrado una autentica aula viva, observatorio  y laboratorio ambiental llamado las Unamas en homenaje a la gran cantidad de palmas del género (Oenocarpus batua), que allí están establecidas de las cuales se obtiene el medicinal aceite de seje usado en la herbolaria regional con muy buenos resultados en los tratamientos de la tuberculosis y otras enfermedades pulmonares, bronquiales, gripas, catarros, los indios del Vichada, Vaupés y Amazonas lo acostumbran en sus comidas en lugar de manteca y en tiempos de cosecha o de fructificación de las palmas de Unamas; quienes consumen sus frutos y sus productos,  se  engordan y se notan robustos, ágiles y más trabajadores.